Nuestro sitio utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecerle un mejor servicio. Al navegar por nuestra web, usted acepta el uso que hacemos de las cookies. Más Información

FacebookTwitterYoutubeLinkedin

Empresas

ATLAS acoge la primera demostración aérea en España de un sistema de seguridad anti drones para detectar y neutralizar amenazas de peligro

Lunes, 22 Abril 2019 12:53

en los que se realizó la primera demostración en España de un innovador sistema de detección y neutralización para hacer frente a las posibles amenazas de peligro de este tipo de vehículos aéreos. La iniciativa se enmarcó dentro del proyecto europeo ALADDIN, financiado por el programa Horizonte 2020, y en el que participan 18 socios de nueve países europeos, entre ellos España.

El objetivo de este proyecto es estudiar, diseñar, desarrollar y evaluar un conjunto de tecnologías innovadoras para crear un sistema de detección, localización y neutralización de drones que permita su aplicación en el ámbito de la seguridad, concretamente para su uso en instalaciones como aeropuertos, estaciones de transporte, puertos, u otras infraestructuras críticas, así como para su uso por parte de las Fuerzas de Seguridad, guardacostas, profesionales de emergencias u operadores de instalaciones gubernamentales (ministerios, parlamentos, prisiones, etc.).

El fin último es desarrollar un sistema de tecnologías antidron, mediante la aplicación de diversas funcionalidades, mejorando así la seguridad y el uso de herramientas para el soporte operativo de los cuerpos de seguridad del Estado y otros operadores de infraestructuras críticas.

En el proyecto, en el que participa CATEC, los socios de ALADDIN realizaron pruebas de integración y ensayos de vuelos en el centro ATLAS que se completaron con la demostración final, a la que asistieron más de 80 entidades y usuarios interesados en la aplicación de estas nuevas tecnologías.

Entre estos ensayos, además, se realizaron los primeros experimentos con drones en nuestro país bajo una excepción autorizada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), lo que implicó desarrollar vuelos de prueba nocturnos y sin luces, para así aportarle una mayor realidad a escenarios de amenaza con drones maliciosos.