Nuestro sitio utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecerle un mejor servicio. Al navegar por nuestra web, usted acepta el uso que hacemos de las cookies. Más Información

FacebookTwitterYoutubeLinkedin

La firma

Andalucía Aeroespacial







Mike Richardson
Editor de Aerospace Manufacturing

 

 

La comunidad autónoma más grande de España, Andalucía, evoca imágenes de un país famoso por su flamenco, su fiesta y su pasión arrolladora. Es una tierra de luz y de sol que ha sido cuna y ha inspirado a escritores, poetas, actores y pintores geniales.  Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que Andalucía se ha convertido en muy poco tiempo en una de las zonas claves de España para la industria aeronáutica, con la ciudad de Sevilla, además, acogiendo la línea de ensamblaje final del avión de Airbus A400M y consolidando su posición como el tercer polo aeroespacial de Europa.

Para encontrar el origen de la industria aeronáutica en Andalucía, hay que remontarse a 1910 cuando el Bleriot XI despegó del aeropuerto de Sevilla por primera vez. Hoy, la presencia de grandes tractoras internacionales como Airbus ha propiciado el crecimiento de su industria aeronáutica, que ahora cuenta con uno de los equipos de producción aeronáutica más avanzados del mundo. Muchas de sus empresas son punteras en la fabricación de composites y nuevos materiales, de aeroestructuras, ensamblaje y sistemas embarcados, además de jugar un papel destacado en los programas aeronáuticos más importantes de la Unión Europea.

Andalucía tiene más de un siglo de tradición aeronáutica. Durante la consolidación de su industria, esta comunidad ha visto cuadriplicar con éxito su facturación, además de asistir a las mejoras de su productividad, expansión internacional, diversificación y especialización en sectores de alto valor añadido.

La aparición del Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía Aerópolis en Sevilla también ha supuesto un factor muy representativo de esta próspera actividad aeroespacial. Estratégicamente situado cerca de la línea de montaje final del A400M y de los tier 1 españoles Aernnova, Aciturri y Alestis, uno de cada tres empleados de la industria aeronáutica andaluza trabaja ya en Aerópolis.

Con el apoyo de la Junta de Andalucía, Aerópolis nació en 2003 con la intención de promover el crecimiento de la industria aeroespacial mediante un espacio dedicado exclusivamente al desarrollo, equipamiento y calidad de las infraestructuras aeroespaciales. Una de las “joyas de la corona” de Aerópolis es el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), un centro de excelencia que actúa de interfaz entre la universidad y la empresa y que cuya misión es mejorar la competitividad del sector mediante la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación.

Y para mejora la puesta en marcha de nuevas infraestructuras y promover el desarrollo de las empresas auxiliares andaluzas nace el cluster Hélice, que se ha encargado durante todos estos años de organizar el sector, promoviendo la colaboración entre sus empresas, dotándolas de una imagen común en su proyección exterior, con una clara apuesta por conseguir que Andalucía sea entendida como el lugar ideal para invertir y hacer negocios al más alto nivel.

La industria aeroespacial andaluza tiene todas las herramientas para consolidar su futuro. Posee los agentes y las infraestructuras claves organizadas en torno a un cluster con una hoja de ruta bien definida. Y tiene, además, un gran potencial humano altamente cualificado para apoyar todo este desarrollo. Todo esto convierte a Andalucía en el lugar ideal en donde invertir y hacer negocios al más alto nivel de Europa.